jueves, 23 de diciembre de 2010

Soltar amarras

Resulta que dicen que hay que soltar amarras.
Mientras pensaba en que hilos imaginarios que he cortado a la largo de estos años, me doy cuenta de que existen aún... como hebras finitas, como pensamientos no tan constantes y traslucidos, como pequeños fragmentos de luz en el fondo de algún pozo.
Resulta que cuando uno dice que suelta amarras, en realidad ejerce su derecho a olvidar.
Pero mientras pienso esto, sé que no he olvidado nada, que sigue intacto en mi cada segundo por el que he luchado.
Resulta que cuando uno cree que ha soltado amarras, vuelven a uno las secuelas, los ecos de las viejas cosas.
Resulta que cuando uno se ha olvidado de soltar amarras, creyendo haberlas soltado a todas, aparece en alguna calle, en algún paisaje, en algún aroma, su cuerpo intacto, si risa sencilla, la lagrima que amarra todo en una postal que no podido soltar ni el peso de los días o el paso de los años.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Vengo de navegar por algunos blogs y precisamente el anterior, era de un chico chileno que en su perfil, amenazante mencionaba que todo lo ahí expuesto era suyo y estaba registrado con los derechos de autor Núm. equis, ye o zeta, cuando ví que incluso tenía numerados sus poemas, dí clic a "Siguiente blog" y apareció el tuyo, con una candidez, naturalidad, magia y sencillez que es tan propia de las personas que tienen la luz de la honestidad. ¿Por qué decidí escribirte? Porque solté amarras hace algun tiempo, sin embargo, como bien dices, repentinamente algunas veces con algún detalle, vuelven las remembranzas con nostalgia...

Feliz 2011.
****cieloomarsolaire.blogspot.com

Gaby dijo...

Gracias visite tu blog no pude dejar comentarios no se por que no me dejo. pero lei un par de poemas... Muy hermosos y sinceros tambien.
un saludo y buen comienzo de año para vos.