martes, 23 de febrero de 2010

My Lord

Amor mío despertarme abrazando su cintura resulta que sería la gloria... Dirá que soy exagerada pero la mañana tomaría otros matices si Ud. se convirtiera en mi nocturna almohada...
La cabeza no para de darme vueltas... le escribo sonetos y versos sobre su risa, en mi desayuno lo pienso, lo imagino, en mi almuerzo me someto a los más sinceros delirios y cuando Ud. esta conmigo... no me crea exagerada el día deja de ser un rutinario martirio...
Cuando nos escribimos para decirnos, “como le ha ido esta temporada sin verme”... no me crea una exagerada....si le respondo que las horas no son tan bondadosas y se limitan a pasar lento lento lento... y eso es para mí, que me desespero por verlo, es un castigo...
No no, no me crea una exagerada Ud. sabe porque se lo digo, regreso a mis labores diarios con el Jesús en la boca y en los rezos, Ud. vive tan lejos... me preocupa su piel y mi urgencia de sentirlo; me preocupo yo, que sin sus brazos me congelo y con sus manos me derrito...
No me crea una exagerada, mi amor es suyo desde que cruzamos nuestros destinos.
No me crea una exagerada, amor mío, sólo vivo en esta patria que profeso y soy el amor que le regalo…, no ha visto nunca mujer más enamorada, ni encontrara mensaje tan desesperado por encontrarlo como estas líneas que le escribo.
Suya siempre.

4 comentarios:

CapItanPorretI dijo...

Sin tutearlo, con respeto y con el corazon en la mano.

BeSo!

Me voy a seguir leyendote.

Die.

Lucía dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Gaby dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Gaby dijo...

Lu: gracias siempre por estar ahi.. besos