miércoles, 28 de noviembre de 2007

Despedida

No te reconocen mis huesos, no tengo pensamientos constantes, la lluvia que antes mojaba mis sueños, es un huracán sin pérdidas, ni lamentaciones que lleguen a ahogarme.
No te reconoce mi voz, ni mis manos, no te reconocen estos labios, ni siquiera te reconoce mi cuerpo.
No te reconoce mi prosa, ni una letra, silaba o estrofa, no encuentro metáforas, ni adjetivos, ni siquiera el calificativo perfecto que suene a lo que digo, cuando quiero dejar de pensarlo.
¿Donde estuve todo este tiempo, donde estuve soñando lo que no existe en los sueños?
Un amor así no podía caerse del cielo. No podía perderse en el abismo del tiempo, no podía pertenecernos sin morirse en el intento, no podía ser perfecto aún siéndolo.
No te reconoce esta mano que escribe lo que pienso, no estas en mis cosas, ni habita en el aire lo que el viento se llevo una tarde de noviembre hace años.
Tanto cabe en esta pagina de despedida. Enumero miles de preguntas y es como despertarme de años de no ver lo que aun no se si puedo.
Evoco por última vez la voz con que cante todas mis zambas, la nostalgia de algunos años desconsolados en mi alma, la risa de las tardes, el aroma de mate en las mañanas, el sonido de las cosas que mi corazón despertaba, los silencios, las palabras, tus notas sobre la mesa, una taza de café con leche y mermelada, el hombre detrás de su misterio y el niño que dormía en mis brazos. La guitarra, el piano, la casa, los libros y poemas, las sabanas, los platos, todo sigue su curso, todo hoy después de muchos años, el último abrazo, el último beso, la última noche entre nosotros, el olor a campo en verano y nosotros en el mar del tiempo arrastrándonos, y lo único que me queda es olvidarlo.
Estoy despidiendo lo que va a dormirse, lo que va morir con mi piel y mi cuerpo al pasar de los años, se que la mejor manera de despedirnos fue entre mariposas y amándonos.
Se que la mejor manera de dejarte ir, es respirar de una buena vez el aire que respiro y seguir... entender tu vuelo sin querer alcanzarlo.

9 comentarios:

Laura Albertini dijo...

Amiga, es hermoso, no sabes cuanta pena me dio...Vuanto te entiendo, cuantas veces me he sentido así...
Amiga, estoy con vos....
Te quiero...

María Gabriela Costigliolo dijo...

Llego el momento Albertini Yo tambien estoy triste, pero hay que seguir...Gaby

Laura Albertini dijo...

Seguro....
Te quiero

María Gabriela Costigliolo dijo...

Amiga cosas mejores llegan como tropilla de sueños, y me estan llevando... te quiero muchisimo. Gaby

rodri dijo...

bueno ya es hora de ser mas optimista sin dejar de ser romantica no??jejej, fiel a tu estilo, escribi un sentimiento pero al reves, leido desde el otro lado, se entiende???ese es mi reto..beso rodri

Anónimo dijo...

muy bien rodrigo¡¡¡

María Gabriela Costigliolo dijo...

Hola Ro!!! hermoso... que bueno que entraste y dejaste un mensaje, asi se que estas vivo... Te quiero . Besos y te veo en unos dias..

*MeL* dijo...

Tiene un dejo de autoestima pero que no lo creo.. no lo creo porque yo también escribi así queriendo superarme y en el fondo es como dije en mi ultimo post, me paso la vida tratando de sacar de la cabeza lo que no consigo sacar dle corazón...
mejor, convivamos con esto o va a terminar por matarnos!

María Gabriela Costigliolo dijo...

gracias mel por tomarte el tiempo de leer todo. un beso